La pandemia del covid – 19 ha establecido obligatoriamente una distancia física de magnitud “perpetua” para quienes integran un vínculo amoroso, obstruyendo el contacto físico esencial en el pertinente desarrollo de una relación.

Hay quienes alegan que el factor clave de una relación sentimental se basa fundamentalmente en la interacción recíproca del deseo sexual, y al verse obstruida esta opción, millones optan por la alternativa que ha ido incrementando el volumen de su porcentaje, y es que cada día se suman aquellos que desean experimentar e implementar esta práctica que ahora es tendencia al rededor del mundo.

 En una relación o en soltería, esta curiosa actividad no se libra de su actual estado civil, y los individuos que permanecen o no se involucran en una conexión sentimental comúnmente acuden a internet para un ciber encuentro.

 Suele tildarse como “adictiva” esta acción, y como bien se sabe todo en exceso es nocivo, y expertos en la materia han corroborado dicha idealización al compararla con el ciclo vicioso de la “heroína”, al cada vez anhelar la satisfacción inducida que expande los sentidos de quienes desenvuelven esta manera de mantener relaciones sexuales digitalmente en tiempo real.

 En contrastes al contenido pornográfico, el cibersexo incorpora la interacción autónoma de los individuos.

Ventajas y beneficios que contribuye

  • Anula y evita riesgos de infecciones de transmisión sexual o de embarazos no deseados.
  • Tener pareja no es un requisito fundamental.
  • Acceso facilitado a mayores de edad.
  • Tiempo y horarios disponibles ilimitadamente (24/7).
  • Expande placenteramente la imaginación del participante y las más íntimas fantasías.
  • Incentiva y promueve terapéuticamente el deseo sexual escaso en una relación.
  • Contras y desventajas presentes
  • Podría sustituir e impedir el acto sexual físico tradicional.
  • Se es propenso a entes extorsionistas y cualquier otra modalidad de amenazas virtuales.
  • La exposición a menores es de fácil acceso si no se establece la predeterminada supervisión parental.
  • Las características que predominan (nulas circunstancias comprometedoras y un eficaz anonimato) inducirían al integrante a un estado compulsivo y maníaco.

¿Cómo desempeñarlo de manera segura?

  1. Mentaliza el hecho de que abrirás tu mente a actividades anteriormente señaladas como índice de “tabú” para explorar la satisfacción natural del ser humano.
  2. Establece un espacio y ambiente digno y conveniente a la ocasión.
  3. El receptor NO es el propietario del contenido, mantén un perfil responsable y consciente. La base primordial en la interacción didáctica es el respeto.
  4. Evite disponer su información privada. Datos personales como la ubicación o rasgos característicos podrían influir en un atentado virtual.
  5. Establezca límites a la hora de ejercer un acontecimiento sensual. Asegúrese de complacer y satisfacer sus deseos sin percibir ni lidiar con la presión u obligación de nadie.
  6. Elimina el contenido del dispositivo intermediario empleado como medio en la interacción sexual.
  7. Periódicamente restablezca sus contraseñas privadas.
  8. Actúa con determinada cautela al optar por compartir un archivo de origen multimedia en internet.
  9. Si es víctima de chantaje y extorsión, adjunte los hechos y las acusaciones amenazadoras e intervenga en contra de su acosador imponiendo una denuncia legal.

¿La adicción a las funciones sexuales disponen de algún tratamiento?

Efectivamente con el procedimiento gradual psicológico y terapéutico se enfocará en concretar el objetivo de equilibrar y controlar exitosamente la conducta excesiva compulsiva para rehabilitar y renovar la sexualidad en su estado de plenitud saludable, como a su vez existen congregaciones de apoyo social que desarrollan un papel importante en la evolución ascendiente del individuo. En el extremo de los casos un profesional en el rango de sanidad prescribirá medicamentos específicos para sobrellevar y concluir los padecimientos y repercusiones que provee el trastorno perjudicial.